El tarot de Naia
  Oración a los ángeles
 

.
¿Quiénes son los ángeles?

Los ángeles integran el llamado Grupo Solar (Ángeles y Arcángeles) y el grupo de los guías (los ángeles de la guarda). Son aquellos que nos observan, que nos aman y nos aportan una información maravillosa. Los ángeles están llenos de información práctica y amor para nosotros. Por ejemplo Solara y el Arcángel Miguel. Los guías o ángeles de la guarda, como los conocemos, nos fueron asignados a cada uno de nosotros al principio de nuestras vidas. Se encuentran cerca de nosotros y nos aman profundamente. Son aquellos a los que ocasionalmente percibimos, pero que siempre parecen estar fuera de nuestro .

¿Cuántos tipos de ángeles hay?

Las tres principales religiones del mundo occidental (judaísmo, cristianismo e islamismo), así como prácticamente todos los sistemas de creencias religiosas del mundo entero, incluyen a seres celestiales en sus cosmologías. Los ángeles, como los humanos, pertenecen a familias o grupos que se diferencian por sus niveles vibratorios. En las jerarquías angélicas lo superior se entiende no como "mejor" sino como más sutil. Los textos de ángeles más conocidos los disponen en tres "esferas" o "coros", ya que sus voces cantan alabanzas a la Creación componiendo la "música de las esferas", explicada en los textos herméticos como la vibración básica del Universo. Comenzando por los más próximos a Dios y terminando con los más próximos al mundo físico, esta es la disposición de los coros angélicos:

Primera esfera:
1. Serafines
2. Querubines
3. Tronos

Segunda esfera:
4. Dominios
5. Virtudes
6. Poderes

Tercera esfera:
7. Principados
8. Arcángeles
9. Ángeles

Los ángeles nos dicen que aunque nos parezca que hay rangos jerárquicos, es más apropiado visualizar todos estos órdenes en un gran círculo, en el que lo más alto y lo más bajo se dan la mano. Si en el centro hay energía pura, ésta va modificando su vibración y desde el estado de luz, pasa a ser calor y finalmente materia.

 

¿Qué hacen los ángeles de la Primera Esfera?

Serafines: Estos seres celestiales, de quienes se dice que rodean en trono de Dios y manifiestan su gloria, cantan la música de las esferas y regulan el movimiento de los cielos según emana de Dios.
Querubines: Son los custodios de la luz y de las estrellas. Aunque alejados de nuestro plano material, su luz toca nuestras vidas, la luz divina que ellos filtran desde el Cielo manifestando la sabiduría divina.
Tronos: Son ángeles acompañantes de los planetas y manifiestan la unión con Dios. En este momento de nuestro desarrollo evolutivo es importante que cobremos conciencia de un trono en especial, el ángel de la Tierra que es el guardián de nuestro planeta.

 

¿Qué hacen los ángeles de la Segunda Esfera?

Dominios: Son los seres que manifiestan la soberanía de Dios gobernando las actividades de todos los grupos angélicos inferiores e integrando el mundo espiritual con el mundo material. Aunque reciben órdenes de Dios y rara vez se ponen en contacto con los individuos, su trabajo está vinculado con nuestra realidad.
Virtudes: Manifiestan la voluntad de Dios. Ahora son de especial importancia para nosotros porque pueden proyectar grandes niveles de energía divina. A medida que mayor número de humanos aprendamos a trabajar con las virtudes, habrá una mayor infusión de energía espiritual disponible para nuestro planeta.
Poderes: Son los que manifiestan el poder de Dios. Son portadores de la conciencia de toda la humanidad, los que conservan nuestra historia colectiva. A esta categoría pertenecen los ángeles del nacimiento y de la muerte. Ellos pueden atraer y retener la energía del plan divino, tal como los árboles absorben la energía del sol. De este modo los poderes pueden enviarnos a todos la visión de una red espiritual mundial. Todos los centros espirituales del planeta son órganos diferentes del cuerpo espiritual emergente de nuestro planeta.

 

¿Qué hacen los ángeles de la Tercera Esfera?

Principados (ángeles integradores): Son los ángeles que manifiestan el dominio de Dios sobre la naturaleza. Son los devas o guardianes de todos los grandes grupos, desde ciudades y naciones hasta creaciones humanas recientes, como las corporaciones multinacionales. Ahora sería más adecuado llamarlos ángeles integradores. Hay muchos de estos seres dedicados a nuestro planeta.
Arcángeles (ángeles superlumínicos): Manifiestan el liderazgo de Dios. Nos sugieren que los llamemos ángeles superlumínicos porque se ocupan de las zonas más amplias de la experiencia humana. Pertenecen a una familia diferente de los ángeles y hay muchos tipos distintos de ángeles superlumínicos en esta familia mayor. Algunos comandan a los espíritus planetarios, otros son responsables del reino animal y otros más cumplen tareas específicas en servicio de la humanidad.
Ángeles (ángeles acompañantes): Son los más próximos a la humanidad, los que más se ocupan de los asuntos humanos manifestando la protección de Dios. Dentro de la categoría de ángeles hay muchos diferentes, los que más conocemos son los ángeles guardianes o ángeles acompañantes quienes se ocupan de nuestra evolución espiritual. Conforme entramos a una época de mayor luz y amor en el planeta, estos ángeles ya no necesitan ser nuestros guardianes, sino nuestros guías y compañeros entrañables hacia una conciencia cada vez mayor.

 

¿Quiénes son los arcángeles que trabajan más estrechamente con los humanos de la Tierra?

Dice Abigrael: "Existen cuatro ángeles superlumínicos mayores, que se ocupan de la vida humana sobre la Tierra. Cuando pensabais que la Tierra era el centro del Universo, esos cuatro parecían muy importantes en el Cielo. No lo son. Hay millones de arcángeles. Sin embargo, esos cuatro son muy importantes en la Tierra. Antes eran necesarios en mayor número para haceros llegar información, porque erais menos receptivos, pero como habéis evolucionado se necesitan menos arcángeles. En la actualidad para la Tierra, son importantes los arcángeles Gabriel, Miguel, Rafael y Uriel." La terminación "EL" los identifica como mensajeros y enviados de Dios.

¿Cómo podemos comunicarnos con los ángeles?

Los ángeles están aquí. Ahora mismo, mientras lees esto, puedes comenzar a hablar con ellos, si lo deseas. Puedes sentarte a meditar en silencio, convocarlos, hablar con ellos, hacerles algunas preguntas y apuntar en un cuaderno las respuestas que te den. Relájate y confía en lo primero que te venga a la mente. Este es un acto de fe y confianza. Si necesitas desarrollar tu fe y tu confianza primero, puedes comenzar a comunicarte con ellos a través de oráculos y juegos de cartas, por ejemplo.

Sólo hay una condición básica: es imprescindible creer en su existencia y en su ayuda, de lo contrario no pueden manifestarse. Los ángeles no pueden penetrar directamente en nuestra voluntad, ni modificar nuestro razonamiento de forma arbitraria ya que tenemos libre albedrío y ellos lo respetan profundamente. ¿Acaso puede venir a nuestra vida el amor, la abundancia o el éxito cuando creemos firmemente que esto no es posible?

Conforme aprendemos a confiar y a creer en ellos y desarrollamos nuestras capacidades perceptivas más sutiles, incluso podemos llegar a verlos y a escucharlos nítidamente. Todo es custión de desearlo, de solicitar el contacto, de estar abiertos a escuchar y seguir nuestra intuición y perseverar en nuestra intención. Ellos desean comunicarse con nosotros, tanto o más que nosotros mismos, así es que nos llevarán de la mano en cuanto manifestemos la más leve intención de entablar contacto.

Existen muchas maneras de hablar con los ángeles; buscar su amistad no es algo que se limite a un solo sistema de creencias, cualquier que éste sea. Vincularse con ellos es el apso siguiente en nuestra evolución como especie de seres concientes. De hecho, también es el paso siguiente de la evolución de los ángeles que trabajan con nosotros. Poe ende, el intercambio va y viene, como en cualquier buena relación.

 

¿Cómo tratar a nuestros ángeles?

Los ángeles no establecen contacto sólo con personas especiales o de un modo secreto. Lo hacen abierta y gozosamente, trayendo buen humor y buenas nuevas. Estar con tus ángeles no es sentarse en una habitación oscura , con música misteriosa, una bola de cristal y velas parpadeantes. Es conversar, simplemente. Hablar con los ángeles es la cosa más natural del mundo. Cualquier puede hacerlo. Y hace bien. Hace bien al sentido del humor, al alma, al cuerpo. Hace bien a todos aquellos con los que entras en contacto.

Cuando preguntas a tus ángeles puedes estar seguro de que obtendrás respuesta. El verdadero preguntar no proviene del miedo ni de la agresión; surge del profundo deseo de saber, la voluntad de escuchar y recibir. Preguntar no es exigir, ni tomar codiciosamente. es permanecer abierto, sin opinión y sin crítica, mientras los fragmentos de información se van agrupando. Preguntar significa, simplemente, aceptar lo que se presente, y confiar que en el momento debido, el entendimiento correcto y destacado se hará conocer para el bien de todos.

 
   
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=